¿Qué revisar en un equipo antes de su puesta en servicio?

Una vez instalados los sistemas sobre los que se va a correr algún tipo de servicio (servidor de archivos, FTP, impresoras, WEB, aplicaciones…) comienza, o al menos debería, una fase de, podríamos decir, puesta a punto. Creo que es indiferente que vaya a ser un sistema expuesto a internet o bien uno interno, debería ser un paso obligado cuando se va a instalar un servidor. La típica excusa de “es un entorno de test, pruebas o desarrollo…” Eso no debe valer, ya que se prueba lo que sea sin las medidas de seguridad oportunas y cuando sube a producción de repente no funciona nada y, claro, hay prisa y no se puede esperar a realizar un buen bastionado del equipo. Seguro que sabéis de lo que hablo.

Voy a tratar de ser muy genérico, en el sentido que estos puntos sean válidos sea cual sea el servicio expuesto o la plataforma sobre la que esté instalado (Windows, Linux, *nix…). Comencemos por acciones que se pueden llevar directamente al equipo, con configuraciones propias de la tecnología  elegida, sin necesidad de ninguna aplicación de terceros:

  • Que el software que se use esté actualizado, tanto el SSOO como las aplicaciones que soporten el servicio. En la actualidad, y salvo casos concretos, no debería ser demasiado complicado llevarlo a cabo.
  • Verificar permisos con que se ejecutan los servicios, que la regla del mínimo privilegio prevalezca. Si en algún momento una aplicación se ve comprometida, que quien la explote tenga el menor privilegio posible a la hora de ejecutar comandos.
  • Asegurar una política de contraseñas fuerte. Ya comenté aquí algunas ideas a tener en cuenta a este respecto.
  • Ocultar la información que pueda exponer información no deseada. Cambiar el banner por defecto de bienvenida, personalizar páginas de error… Para que no muestren rutas internas, fabricante, versiones de software…
  • Eliminar todos los servicios y aplicaciones que no sean útiles. Mejor reducir la superficie de ataque al mínimo indispensable.
  • Habilitar logs específicos de auditoría. En caso de problemas, darán información útil para poder diagnosticar los motivos.
  • Aplicar permisos concretos a ficheros específicos, por ejemplo de configuración, logs… que restringa lo máximo su manipulación (lectura, modificación, borrado…)

Otras actividades que se pueden llevar a cabo, añadiendo algún software pueden ser:

  • Instalar un HIDS (Host Intrusion Detection System) que se alerte de la modificación de ficheros importantes del sistema.
  • Una solución SIEM siempre es de gran ayuda la hora de no perdernos por las miles de líneas de logs, en este caso no sería sólo de un equipo concreto, sino de todo el entorno en el que se encuentra.

 Si creéis que se puede completar, sois libres de dejar vuestros comentarios.

Hasta la próxima 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s