Anécdota con proxy

Llego un buen día a la oficina de un cliente, contento, con una sonrisa, para empezar bien el día, como dice por ahí un anuncio de la tele, como si hubiera tomado mi dosis de fibra 🙂 Estoy desplazado allí por una implantación por un tiempo determinado.

Me siento en el sitio asignado, enciendo el equipo portátil. Mientras inicia, reviso las notas del día anterior, me autentico en el dominio, se carga el escritorio, todo normal, como siempre. Abro el correo, reviso tareas, contesto lo urgente que no necesito consultar información extra, una mañana cualquiera en el cliente, salvo por el momento en que voy a conectarme a internet.

Abro el navegador, Firefox en este caso, y el mensaje de autenticación del proxy es diferente, me dice la marca.

No es que sea el fin del mundo, pero me extraño, ya que no es el comportamiento habitual, y pruebo con otro navegador, toca Chrome

¡¡Vaya, lo mismo!! Pruebo otro, el IE y aquí es cuando viene la sorpresa soberana:

No sólo me dice la marca y el modelo del proxy, si no que además me advierte de que la comunicación (usuario y contraseña) no será segura.

No puede ser, tengo que probarlo, así que ni corto ni perezoso, tiro de wireshark y pruebo de nuevo esnifando un poco de tráfico… ¡Quién me mandaría!

No, no estaba en la empresa para hacer ninguna auditoría de seguridad. Pero es que vaya chapuzilla.

Abro una incidencia en el sistema, y lo mejor fue la respuesta. “No está permitido el uso de sniffers en la red corporativa” 😮

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s